14 de diciembre de 2009

Acróbata



- ¿Dónde ir? — preguntó Alicia
- Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar — dijo el Gato de Cheshire.
- No me importa mucho el sitio… — dijo Alicia.
- Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes — dijo el Gato.
- … siempre que llegue a alguna parte — añadió Alicia rápidamente como explicación.
- ¡Oh!, siempre llegarás a alguna parte — aseguró el Gato
Lewis Carroll | Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas





Bendición / Maldición
Linea oblea os separa
Camino la cuerda floja
de la conciencia a la fe
[Siempre de puntillas]
Fronteras de espíritu y alma

Corriendo del gato gordo

que sonríe seductor
sigiloso y hábil ...

ya veras ahora que MI realidad te atrape!


Me siento en el trapecio del sentido común
y la fantasía me acuna
Pero el deseo dictador ordena
Salta!







3 comentarios:

  1. "Pero el deseo dictador ordena
    Salta !" Que ciertas palabras... todo deseo es dictador, porque mutila, tortura, empuja
    ¿ qué hacer con esos deseos que nos apremian, Liz ? ¿ qué hacer ?
    Cariños !

    ResponderEliminar
  2. Esta es la historia detras de la historia del leopardo que inspiró a Dante (las 3 fieras, simbología de la divina) según Borges.

    "No sabía, no podía saber, que anhelaba amor y crueldad y el caliente placer de despedazar y el viento con olor a venado, pero algo en él se ahogaba y se rebelaba y Dios le habló en un sueño: Vives y morirás en esta prisión, para que un hombre que yo sé te mire un número determinado de veces y no te olvide y ponga tu figura y tu símbolo en un poema, que tiene su preciso lugar en la trama del universo. Padeces cautiverio, pero habrás dado una palabra al poema. Dios en el sueño, iluminó la rudeza del animal y éste comprendió las razones y aceptó ese destino,"

    Inferno 1,32; El hacedor. JL Borges.

    Tengo entendido que solo hay dos cosas que se pueden hacer con los deseos, esos "que nos apremian"

    A- Saltar y llevarlos a cabo, o
    B- Hacer como el leopardo que "aceptó ese destino" y no rebelarse más.

    acaso habrá una opción C?

    Cariños Pablo

    ResponderEliminar
  3. Ah... Liz ! Escuché este relato en el año 91 (pasaron ¿ cuantos ? 19 años !! Sí, el destino se toma su tiempo !!). Sabía que era de Borges, pero no tenía la cita exacta. La busqué durante unos años y luego me resigné: la obra del bardo, es inmensa. Después de tantos años, la vida me ha dado una 2º oportunidad y la pude recuperar a través de tí ! Gracias !! Daría otros 19 años por encontrar una opción C ! Gracias querida amiga blogger !!
    Cariños !

    pd: el tiempo apremia !

    ResponderEliminar